Sunday Message

THIS SUNDAY’S WORD OF GOD

May 22, 2022

We continue to celebrate the Easter season today, this fifty-day celebration of the risen Lord’s victory over the grave.  It stretches from Easter Sunday itself to Pentecost Sunday, when we mark the day when the Holy Spirit came down upon the first apostles.  At the Last Supper Jesus told his disciples that he and the Father would make their dwelling with them and send the Holy Spirit to remind them of everything he taught them.  Let us rejoice this Easter season for God’s abiding presence with us. 

 

Each of today’s readings looks toward the future while assuring us of God’s continuing presence with us.  The apostles rely on the Holy Spirit to guide them as to which Mosaic practices are necessary for all Christians.  The author of Revelation envisions a new Jerusalem, radiant in the glory of God.  In the Gospel, Jesus tells his disciples that the Father would send the Holy Spirit to teach them, to remind them of his words, and to advocate for them.  In the presence of the Spirit, let us listen to God’s word.

LA PALABRA DE DIOS DE ESTE DOMINGO

22 de mayo, 2022

Continuamos hoy celebrando la Pascua durante la cincuentena pascual por la victoria de Señor sobre la muerte.  El Tiempo de Pascua se extiende desde el Domingo de Pascua hasta el Domingo de Pentecostés, que marca el día en que el Espíritu Santo descendió sobre los primeros apóstoles. En la Última Cena Jesús les dijo a sus discípulos que él y el Padre harían su morada entre ellos y les enviarían el Espíritu Santo para que les recordara todo lo que él les había enseñado.  Regocijémonos en este tiempo pascual por la presencia permanente de Dios con nosotros.   

 

Cada una de las lecturas de hoy mira hacia el futuro mientras que nos aseguran la presencia continua de Dios con nosotros.  Los apóstoles dependen del Espíritu Santo para que les guíe en cuanto a cuáles son las prácticas mosaicas que son necesarias para todos los cristianos.  El autor del libro de Apocalipsis visualiza una nueva Jerusalén, resplandeciente con la gloria de Dios.  En el Evangelio Jesús le dice a sus discípulos que el Padre enviaría el Espíritu Santo para enseñarles y recordarles las palabras de Jesús, y como defensor de ellos.  En presencia de Espíritu Santo escuchemos la palabra de Dios.