Message

THIS SUNDAY’S WORD OF GOD

November 29, 2020

 

Once again we begin the season of Advent, this time of preparation for Christ’s coming into the world on Christmas morning.  But this is not the only arrival of Christ for which we can prepare.  He comes into our hearts at any time in any way.  He comes to us in the Eucharist.  We hope to be welcomed into his arms when we leave this world.  Finally, he will come again at the end of time.  As we gather in his name this week, let us contemplate how we can prepare to receive Christ even when we least expect him.

 

This week’s readings remind us that waiting for the Lord is not a passive exercise.  Isaiah prays that God “might meet us doing right,” rejecting our sinful ways.  Jesus warns his disciples that they must keep watch, because, like servants not knowing when the lord of the house will return, we don’t want to be asleep when we should be ready to receive him.  Paul assures the Corinthians that they “are not lacking in any spiritual gift” as they await.  Let the word of God inspire us to prepare our hearts for his arrival.

 

LA PALABRA DE DIOS DE ESTE DOMINGO

29 de noviembre, 2020

 

Una vez más comenzamos el tiempo de Adviento, un tiempo de preparación para la venida de Cristo al mundo en la mañana de la Navidad.  Pero esta no es la única venida de Cristo para la cual nos podemos preparar, pues el viene a nuestro corazón en cualquier momento y de cualquier manera.  El viene a nosotros en la Eucaristía y tenemos la esperanza de que nos reciba en sus brazos cuando dejemos este mundo.  Y, por último, el vendrá de nuevo al final de los tiempos.  Al reunirnos hoy en su nombre contemplemos de qué manera podemos prepáranos para recibir a Cristo aun en un momento inesperado. 

 

Las lecturas de esta semana nos recuerdan que la espera por el Señor no es un tiempo de espera pasiva.  Isaías ora para que Dios nos salga “al encuentro”, rechazando nuestra impureza.  Jesús les advierte a sus discípulos que deben velar, como el portero que no sabe cuándo regresara el dueño en la casa.  No queremos estar dormidos, sino preparados para recibirlo.  Pablo les asegura a los corintios que esperan al Señor Jesús, que ellos “no carecen de ningún don”.  Dejemos que la palabra de Dios nos inspire a preparar nuestro corazón para su venida.