Message

THIS SUNDAY’S WORD OF GOD

December 27, 2020

 

We continue to celebrate this festive season of Christmas by honoring the Holy Family.  Jesus’s mother, Mary, and his foster father, Joseph, each trusted in the Lord when they accepted the unique start of their family.  Though their family faced dangers from the start, they remained united in love, which Saint Paul calls the bonds of perfection.  May our families share these bonds of love, enabling us to face the hardships and sorrows of life. 

 

Today’s readings relate values all families should treasure.   The selection from Sirach speaks of the way we ought to treat each other, closing with a moving portrayal of an adult child and elderly parent.  Paul lists the qualities we should manifest in our families, especially love.  Luke tells the story of Mary and Joseph bringing the infant Jesus to the temple in order to present him to God.  As we listen to today’s readings, let us see our own families in the words we hear. 

 

LA PALABRA DE DIOS DE ESTE DOMINGO

27 de diciembre, 2020

 

Continuamos celebrando este tiempo de la Navidad honrando hoy a la Sagrada Familia.  Maria, la madre de Jesús, y José, su padre putativo, confiaron en el Señor cuando aceptaron esta manera única de comenzar su familia.  Aunque su familia enfrento peligros desde los meros comienzos ellos permanecieron unidos en el amor, a lo cual San Pablo se refiera como el vínculo de la perfecta unión.  Pidamos para nuestras familias este vínculo de amor, pues será lo que nos hará posible enfrentar las adversidades y penas de la vida. 

 

Las lecturas de hoy nos relatan valores que todas las familias atesoran.  El pasaje de Siracide nos habla acera de la manera en que debemos tratarnos los unos a otros y termina con una descripción conmovedora de la relación entre un hijo adulto y su padre anciano.  Pablo enumera las cualidades que debemos manifestar en nuestras familias, especialmente el amor.  Lucas narra la historia de Maria y José cuando llevan al Nino Jesús al templo para presentarlo al Señor.  Al escuchar estas lecturas de hoy veamos a nuestra propia familia reflejada en las palabras que oímos.