Message

THIS SUNDAY’S WORD OF GOD

October 18th, 2020

 

Undoubtedly we have spent much of the past week doing things others have asked us to do:  work for our bosses, errands for our spouses, homework for our teachers, care for our children or parents.  Hopefully we have spent part of the last week also doing the things God asks of us, though they may overlap quite a bit with the rest.  Here and now, however, we dedicate this time to God.  Let us reflect on all the gifts God has given us, lifting our hearts and voices in praise and thanksgiving.

 

Two famous rulers dominate the readings this week.  Cyrus the Great and Tiberius Caesar.  In .the first reading we hear the Prophet Isaiah extol Cyrus as God’s anointed.  Cyrus was not even Jewish, but he liberated the Jewish people when he conquered Babylon so the prophet considered him sent by God.  In the Gospel, Jesus distinguishes God’s role from Caesar’s when asked by the Pharisees about paying taxes.  As we listen to the word of God, let us think of what really belongs to God in our lives.

 

LA PALABRA DE DIOS DE ESTE DOMINGO

18 de octubre, 2020

 

Indudablemente hemos pasado una buena parte de la semana pasada haciendo cosas que otras personas nos han pedido hacer: trabajo para nuestros jefes o patrones, mandados para nuestro cónyuge, tareas para nuestros maestros, cuidar de nuestros hijos o padres.  Ojalá que también hayamos pasado parte de la semana pasada haciendo las cosas que Dios nos ha pedido.  Aunque probablemente hayan coincidido bastante con el resto de nuestros otros compromisos.  Aquí y ahora, sin embargo, dediquemos este tiempo a Dios.  Consideremos todos los dones que Dios nos ha dado y levantemos nuestro corazón y nuestras voces en alabanzas y acción de gracia.

 

Dos famosos gobernantes dominan las lecturas de esta semana: Ciro y Tiberio. En la primera lectura, escuchamos al Profeta Isaías elogiar a Ciro como ungido de Dios.  Ciro ni era judío, pero liberó al pueblo judío cuando conquistó Babilonia, y por eso el Profeta Isaías lo consideraba como enviado por Dios.  En el Evangelio, Jesús hace una clara y firme distinción entre lo que le pertenece a Dios y lo que le pertenece al Cesar, cuando los fariseos le hacen preguntas acerca del pago de los impuestos.  Al escuchar la palabra de Dios, pensemos en lo que verdaderamente pertenece a Dios en nuestra vida.