Sunday Message

THIS SUNDAY’S WORD OF GOD

August 1, 2021

When we come together today, as we do each Sunday, we receive the Lord–the Bread of Life–in the Eucharist.  He satisfies our hunger, be it material or spiritual.  When we receive the Lord, in the Eucharist and into our hearts, he brings fullness, mission, God’s grace, and the promise of everlasting life into our poor, imperfect, and needy human lives.  He enables us to “put away the old self” and “put on the new self.”  Joined together with our brothers and sisters in faith, let us celebrate the generosity of our Lord. 

 

We hear Jesus today tell the crowds that he is the bread of life, that those who look to him will never hunger or thirst.  Before that, we hear the Lord satisfy the hunger of the Chosen People when they were starving in the desert.  In between, Saint Paul challenges us to change from our old self and “put on (our) new self” now that we have learned the truth in Jesus.  Listening to today’s readings, let us reflect on how God satisfies our hunger. 

LA PALABRA DE DIOS DE ESTE DOMINGO

1 de agosto, 2021

Reunidos hoy aquí, tal como hacemos cada domingo, recibimos al Señor–el pan de vida–en la Eucaristía.  Es el Señor quien satisface nuestras hambres, ya sean materiales o espirituales.  Cuando recibimos al Señor en la Eucaristía y en nuestro corazón, él nos ofrece la plenitud, nos da su gracia y una misión junto a la promesa de la vida eterna, a pesar de que nuestra vida humana sea débil e imperfecta.  Él hace posible el “abandonar [nuestro] antiguo modo de vivir” y “[revestirnos] del nuevo yo”.  Unidos a nuestros hermanos y hermanas, celebremos juntos la generosidad de nuestro Señor.

 

Hoy escuchamos a Jesús decirle a la multitud que él es el pan de vida y que toda persona que venga a él no pasará hambre ni tendrá sed.  Antes de esto escuchamos cómo el Señor satisfizo el hambre del pueblo escogido cuando parecían morir de hambre en el desierto.  San Pablo nos desafía en la segunda lectura a cambiar “ese viejo yo” y a revestirnos “del nuevo yo” ahora que ya hemos aprendido la verdad de Jesús.  Escuchemos las lecturas de hoy y reflexionemos sobre cómo Dios satisfice nuestra hambre.